Resultados de Gestión | Datos del sector | Enlaces | Razas autóctonas | www.tiendaproductores.com | Explotaciones | Seguimiento producciones forrajeras | Asociaciones
Presentación | Servicios | Ganadería Navarra | Mercados | Nuevas Normativas | Publicaciones | Anuncios | Foros | Galería
INTIA, S.A.
Instituto Navarro de Tecnlogías e Infraestructuras Agroalimentarias S.A.
 
euskera
Escriba su búsqueda
Noticias

IMPORTANTE: AHORA SOMOS INTIA S.A.

La opinión del socio

Reunión Científica de la Sociedad Española para el Estudio de los Pastos

DEMOSTRACIÓN DE MAQUINARIA FORRAJERA DE MONTAÑA-MENDIKO BELAR MAKINEN ERAKUSKETA

Resultados de los ensayos de maíz forrajero de 2013 en Navarra

Resultados de los ensayos de maíz forrajero de 2012 en Navarra

Resultados de los ensayos de maíz forrajero de 2010 en Navarra

BETIZU

Antecedentes

Se tiene constancia desde hace muchos años que en las montañas Vascas, Navarras y del País Vasco Francés se asienta una población de vacuno denominado Betizu, que vive en régimen de semilibertad, sometido a un escaso o nulo manejo por parte del hombre, la cual constituye una muestra del tronco étnico fundacional de la raza bovina que habitaba los Pirineos. La palabra Betizu proviene del euskara y quiere decir: behi--vaca e izua--huidiza, en contraposición a etxebei, vaca del caserio o "vaca doméstica". Así mismo se han conocido otras denominaciones según autores y localizaciones, la llamaban "del país", "la nuestra", "raza vasca"....
Podemos considerar que el origen de la Betizu se encuentra indefinido, aunque según diversos autores ( Staffe,A.) es el vestigio de aquella población bovina que habitaba en el Pirineo, y debido a su ubicación, relegada a zonas abruptas y marginales quedo libre de cruces y mejoras.
A finales del pasado siglo y principios del XX, se producen cambios importantes en la población indígena de ganado bovino, con la intromisión de razas foráneas, ante la necesidad de mejorar la cabaña ganadera existente, de igual manera vemos la creación de registros genealógicos de la raza Pirenaica, servicios de Paradas de sementales, celebración de concursos.... En esos momentos se empieza a diferenciar entre un ganado tendente a ser mejorado y ubicado en zonas correspondientes a valles, y otro relegado a zonas marginales y montañosas, favorecido por su mejor adaptación al medio y condiciones de rusticidad, como puede ser el caso de la Betizu.

Caracterización o prototipo de la raza bovina "BETIZU".

La raza Betizu está constituida por una agrupación bovina dotada de gran rusticidad, que se desenvuelve en espacios marginales en estado semisalvaje. Apariencia de un animal vivaz, ágil, armónico, destacando el predominio de su tercio anterior sobre el posterior, de desarrollo tardío, de escasa alzada y poco peso corporal, siendo de baja producción carnicera.

Cabeza y cuello
Fina, corta, cubierta de abundantes pelos encrespados, ojos expresivos, rodeados de una aureola clara u ojo de perdiz. Moño muy desarrollado, los cuernos en forma de lira (dominante en hembras, descartándose en los machos), aunque pueden aparecer formas de media luna, y de color predominante blanco.
Cuello corto a mediano, caracterizado por una abundante papada, siendo la línea superior, recta en las hembras y con morrillo en los machos.
Tronco
Tórax más profundo en machos que hembras, con costillares no muy arqueados, el dorso ensillado y ascendente, seguido de la región lumbar de escaso desarrollo muscular.
Grupa y cola
Grupa de poco desarrollo, marcándose las prominencias óseas. Nacimiento de la cola alto, larga y con abundante borlón.
Muslos y nalgas fugitivas
Poco desarrolladas y de líneas rectas.
Extremidades y aplomos
Extremidades de longitudes medias y con articulaciones bien desarrolladas, aplomos correctos y pezuñas pequeñas, duras y de color claro.
Piel, pelo y mucosas
Capa de color trigueña, variando la entonación según la época del año y el sexo, con decoloración centrífuga a nivel de bragada, periné, axilas, extremidades, morro y región orbitaria. Piel gruesa, blanca-amarillenta, con mucosas despigmentadas, color carne y rosadas.

Por lo tanto estamos hablando de animales que viven en régimen de semilibertad, y cuyo comportamiento semi-salvaje y huidizo se acopla a las condiciones medio ambientales en las que se desenvuelven.

En cuanto a las dimensiones, son ejemplares de escaso porte, encontrándonos con alzadas que varían entre 1.10-1.30 metros, mientras que los pesos vivo se mueven cerca de los 325 Kg. para las hembras y unos 450 para machos adultos.

Manejo del ganado BETIZU

En cuanto al sistema de producción y explotación podemos comentar que es totalmente extensivo, con libertad de movimientos, únicamente se les dispensa algo de alimento en inviernos muy duros.
Estos se reproducen de forma independiente y el ciclo reproductivo natural está íntimamente ligado a las estaciones. La época de celo y cubriciones está acompañada de combates entre machos en caso de haber varios, al igual que el destete de las crías se realiza de forma natural en la mayoría de los casos. Es un ganado rústico en cuya estructura y dinámica poblacional influye en gran manera condicionantes naturales.
El aprovechamiento de este ganado ha ido encaminado al consumo familiar, ya que se trata de animales de escasa vocación carnicera, de manera que una vez al año se realizan batidas para recoger los terneros y separar el desvieje. En algunos casos se ceban los terneros previa castración, para vender en carnicerías locales (Goizueta), observando durante el periodo de cebo que éstos tienen unos índices de crecimiento y transformación no competitivos con otras razas de producción de carne.
También cabe destacar que en tiempos pasados este ganado se incluía en festejos taurinos (toro ensogado, vaquillas...) en fiestas de pueblos de esas zonas originarias.

Situación actual

La tendencia de los sistemas de producción actuales han contribuido junto con otros factores (zootecnia moderna, demandas de mercado...) a que razas como la Betizu, relegadas a zonas desfavorecidas se vean influenciadas por razas foráneas (Limousin, Charolaise... y mestizos de éstas), al igual que por razas autóctonas como es la Pirenaica, con el objeto de obtener productos de mejor conformación carnicera, facilidad de manejo.... De manera que en zonas en las que siempre ha existido la Betizu, sea difícil encontrar hoy en día algún ejemplar puro.
Podemos encontrar núcleos o pequeños rebaños con mayor o menor grado de mestizaje, en Gipuzkoa (Adarra-Leizaran), Bizkaia (Dima), Francia (La Rhune, Mondarrain) y en Navarra, donde se encuentra el mayor número de cabezas de la raza (cerca del 75 %)
Mención especial merece la población de vacas de la raza Betizu, ubicadas en las sierras de Zariquieta, Artxuba y Artanga, que están desde principios de los años 70, y procedentes de los montes de Goizueta. Desde entonces han mantenido un régimen de libertad, ocupando una extensión aproximada de 5000 has., con escaso manejo e intervención humana (identificación y saneamiento de ejemplares). Podemos considerar que este ganado sea el que reúna los caracteres morfológicos y de comportamiento más puros, teniendo identificados con crotal termoplástico y chapa metálica un total de 90 ejemplares, sin descartar la presencia de otros, y acercándonos en ambos sexos al 50% de presencia.
En el año 1999 el ITG Ganadero realizó una prueba para valorar las posibilidades productivas del ganado betizu. Se tomaron 5 terneros machos betizu, se separaron del rebaño con un año de edad y fueron alimentados con pienso y forraje ad libitum hasta el sacrificio (16 meses). Se midieron consumos, índices de transformación, características de la canal y precios. Como conclusiones más importantes cabe destacar que es posible alcanzar una buena rentabilidad en sistema extensivo con betizu y que es un sistema que encajaría bien con la producción ecológica.

Por último nombraremos la existencia de la Asociación de Amigos de las Betizu, constituída en 1993, interesada en la supervivencia, conservación y estudio de las razas de ganado autóctono con especial atención a la raza bovina Betizu.

Censos

Los censos de ganado Betizu en Navarra son: 254 cabezas (237 hembras y 17 machos) distribuidas en 11 explotaciones.

  Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias, S.A. | Avda. Serapio Huici, 22 | 31.610 VILLAVA
Tfno.: 948 01 30 40 | e-mail: intiasa@intiasa.es | Aviso e Información legales.