a-ibarra
Inicio: a-ibarra> Nuestra Explotación

Nuestra Explotación

 

 

Mi rebaño está compuesto en la actualidad por unas 200 ovejas de raza francesa Berrichon de Cher y unas 75 vacas madre de raza Blonde de Aquitania. Me decidí por la raza Berrichon de Cher para dedicarme a la venta de machos para sementales (se estima mucho esta raza para realizar cruces industriales porque mejora el cordero en peso y en conformación). En vacuno, tengo la Raza Blonde de Aquitania caracterizada por gran desarrollo y conformación de los terneros junto a una magnífica facilidad de parto al ser longilíneos al nacer. Me decidí por la raza Blonde por su cercanía (origen en el País Vasco Francés) y posibilidad de utilizar toros en inseminación artificial probados tanto en carne como en cualidades maternales. Además, junto con otros 50 ganaderos de Navarra formamos la Asociación ABANA (Blonde de Aquitania de Navarra) y estamos también representados a nivel nacional (CONABA. La reposición tanto de vacuno como de ovino la realizo con las crías de mi rebaño, ya que un buen número de hembras se quedan en casa.

Las ovejas sólo paren una vez al año porque mi objetivo es la venta de genética, así que suelo realizarlo de manera más o menos ordenada para que se produzcan los partos de las ovejas en los meses de abril y mayo. Los alumbramientos tienen lugar en el establo y, cuando los corderos tienen ya unos días, salen a pastar al exterior en nuestros prados. El destete suelo realizarlo en el mes de julio, momento en el que también decido si alguno va para carne, aunque normalmente la mayoría se destinan a sementales. Por ello estos machos los recrío hasta los seis o siete meses y posteriormente los vendo.

Respecto al ganado vacuno, los partos se producen a lo largo de todo el año, si bien es cierto que la época fuerte comienza en el mes de septiembre y se alarga prácticamente hasta mayo. Las vacas paren en los prados salvo en los meses de duro invierno porque hay menos riesgos de infección y de contagio, además de ganar en fortaleza. Las cubriciones se realizan de forma natural, ya que las vacas están todo el año con el toro, y por inseminación. Los terneros suelen permanecer alrededor de cinco meses con las madres mamando y, salvo en invierno que deben permanecer estabuladas, siempre están en los pastos al aire libre. Tras el destete a los cinco meses, los terneros que van para engorde pasan a cebo intensivo con pienso de cereales. Las hembras se recrian y algunas, a la edad de 8 meses, se venden para vida a otras zonas de España junto con algún macho destacado por crecimiento y raza.

 

 

 

impresora email

                              

  Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias, S.A. | Avda. Serapio Huici, 22 | 31.610 VILLAVA
Tfno.: 948 01 30 40 | e-mail: intiasa@intiasa.es | Aviso e Información legales.